lunes, 15 de febrero de 2010

Yo te fui desnudando


Yo te fui desnudando de ti mismo,
de los "tus" superpuestos que la vida
te había ceñido...

Te arranqué la corteza -entera y dura-
que se creía fruta, que tenía
la forma de la fruta.

Y ante el sombro vago de tus ojos
surgiste con tus ojos aún velados
de tinieblas y asombros...

Surgiste de ti mismo; de tu misma
sombra fecunda -intacto y desgarrado
en alma viva...